El testamento cerrado para las personas con discapacidad visual

En primer lugar y antes de entrar en el quid de la cuestión ¿ qué es un testamento cerrado?

Pues bien el testamento cerrado es aquel que realiza la persona por sí misma por escrito o por cualquier medio mecánico, pero que después debe presentar ante Notario cumpliendo con determinadas particularidades. Si bien este tipo de testamento es menos común, ya que la regla general es el otorgamiento de testamento abierto ante Notario, ha sido una de las grandes reformas que ha traído la Ley 8/2021 de apoyo y protección de las personas con discapacidad.

Anteriormente se impedía a las personas con discapacidad visual poder otorgar el testamento cerrado, a pesar de tener la posibilidad de realizarlo con los medios adecuados. Era una vía completamente vetada para ellos lo cual suponía una enorme desigualdad e incluso una afrenta a su libertad de testar. Todo esto ha cambiado con la nueva Ley 8/2021 puesto que ha posibilitado que las personas con discapacidad visual puedan hacer testamento cerrado utilizando para ello los medios mecánicos o tecnológicos que les permitan escribirlo y leerlo. Además cuando procedan a la presentación del mismo ante Notario deberán expresar en la cubierta que dentro se contiene su testamento, expresando el medio empleado y que el testamento está firmado por ellas. Todo ello, no obstante, cumpliendo el resto de requisitos legales que se exigen para el otorgamiento de este tipo de testamentos.

Esta reforma ha supuesto un gran cambio y un gran avance para las personas con discapacidad en general ya que supone darles una mayor autonomía para la realización de sus actuaciones sucesorias por sí mismas, cumpliendo con las exigencias establecidas en la Ley.

Relacionados